HOMEBREWING:

LA REVOLUCION

 

CERVECERA

Por: ISAAC J. CHÁVEZ A.

Estudiante de doctorado en ciencias ambientales

y fabricante de cerveza artesanal desde el año 2012

Hace poco más de cuatro décadas en EE. UU. estaba prohibido elaborar cerveza en casa, y hace unos quince años en México prácticamente nadie se hubiera imaginado que era posible elaborar su propia cerveza en la comodidad de su hogar (incluso si son casi los mismos utensilios de cocina con los que preparamos nuestros alimentos). La industria cervecera escaló y tecnificó tanto los procesos, que lo que en el pasado era una labor cotidiana realizada por las mujeres en los hogares, se volvió algo abstracto en el imaginario de la sociedad moderna.

 

La elaboración de cerveza en casa, utilizando herramientas que poco o nada tienen que ver con los equipos profesionales y tecnificados, como los hechos de acero inoxidable, comenzó a partir de la década de los 80. En muchos casos esto significó el comienzo, la fundación y el crecimiento de grandes cerveceros y microcervecerías en todo el mundo. Hoy en día son considerados verdaderos íconos de uno de los movimientos que, debido a su crecimiento exponencial, muchos señalan como una verdadera revolución: la Revolución Cervecera.

 

Referirse al movimiento de elaboración de cerveza casera como una revolución no es para menos, ya que por muchos años la industria cervecera de producción en masa invadió y acaparó el mercado. Deben resaltarse sus estrategias publicitarias, por ejemplo, caracterizar a la cerveza como una excelente bebida para refrescar y quitar la sed; cuidando incluso la figura de los consumidores con sus versiones light. En consecuencia, la dotaron de una personalidad de bebida barata y sin complejidad, comparada con otros estilos de cerveza con más carácter, pero que a la industria cervecera no le interesa difundir ni comercializar.

 

Cuando hablamos de homebrewing es imprescindible mencionar a personajes como Charlie Papazian, autor de la célebre frase “Relax don´t worry, have a home brew”. Un referente en la actualidad, apasionado y promotor de la cultura cervecera desde la década de los 70, fundador en 1978 de la Sociedad Americana de Cerveceros Caseros y la Asociación de Cerveceros en 1979 (la American Homebrewers Association, AHA por sus siglas en inglés y la Association of Brewers, BA).También es autor del libro The Complete Joy of Homebrewing (1984), un clásico indispensable para los amantes de la elaboración de cerveza en casa. (...)


CÓMO CATAR

UNA CERVEZA

BUENOS TRAGOS

COLUMNA POR: VÍCTOR FAJER

Juez de Cervezas del Beer Judge Certification Program (BJCP)

Cicerone Certificado y Sommelier

El inicio de la nueva normalidad es un buen momento para hacer cosas diferentes, una de ellas puede ser catar cerveza. Te platico como hacerlo.

 

Al catar nos concentramos en percibir lo que nuestros sentidos, particularmente la vista, olfato, gusto y tacto detectan. A la par, buscamos interpretar dichas sensaciones. Catar, es un poco jugarle al detective. Por un lado encontrar la pista, y por el otro, darle un sentido dentro de la escena del crimen.

 

LAS CERVEZAS SE CATAN EN 5 PASOS:

 

1.- FASE VISUAL 

 

Nos concentramos en 3 elementos: el color, la transparencia y la espuma de la cerveza.

 

El color de la cerveza nos da indicios sobre el sabor que puede tener. Cervezas color negro o café obscuro normalmente tendrán aromas a café y chocolate. Aquellas ambarinas y cobrizas a costra de pan, toffee y miel; mientras que las muy claras tendrán notas a granos y masa de pan.

 

Si hacemos una cata a ciegas, las turbidez o claridad de la bebida son un buen elemento para determinar qué es lo que estamos catando, ya que existen estilos de cervezas, como las de trigo alemanas o las imperial IPA, que generalmente son turbias. Una cerveza que no es clara no es forzosamente una cerveza defectuosa.

 

Respecto a la espuma, nos enfocamos en dos aspectos. Primero, cuanta espuma produce, y segundo, cuánto tiempo dura. Las cervezas altamente carbonatadas generan buena espuma. Tal es el caso de la mayoría de los estilos belgas de cerveza. Esta es también una buena pista si estas catando a ciegas.

 

Respecto a la retención de la espuma, en las cervezas muy amargas es normal que la espuma dure mucho. Por el contrario, en las cervezas muy alcohólicas esta desaparece rápido.

 

Antes de probarla, con solo mirarla ya puedes ubicar cómo es el animal que tienes enfrente.

 

 

2.- FASE OLFATIVA

 

Es con la nariz con la que determinamos la complejidad de la cerveza; es decir, si tiene algún defecto y si está equilibrada. 

 

Recordemos que en la cerveza tenemos 4 familias de aromas: los que provienen de la

malta, del lúpulo, de la levadura (otros microorganismos) y, finalmente, aquellos que se generan durante el añejamiento. Algunos ejemplos los encuentras en las ilustraciones

del artículo.

 

Hablamos de una cerveza equilibrada cuando existe una agradable interacción entre sus distintos aromas. En cambio, cuando un aroma tapa a todos los demás o es agresivo a la nariz, estamos frente a una cerveza que no es equilibrada. Respecto a los defectos, olores como los de zorrillo, moho, metal, huevo podrido o trapo mojado nos indican defectos en la elaboración o manejo de la cerveza, o bien que ya está caduca. (...)