¿CUÁL ES EL MEJOR

 

VINO?

PARTE 1 - 6

POR: JOSE LUIS DURAND

Enólogo Durand Viticultura

Una manera simplista de responder esta pregunta es llevarla al terreno de lo subjetivo y decir: 

"El mejor vino es el que más te gusta", pero al hacer esto en realidad no estamos respondiendo al cuestionamiento; todo lo contrario, porque al relativizarlo y dejarlo al gusto del sujeto, perdemos de vista el objeto mismo de nuestra atención, que es el vino. Si dejamos que la respuesta sea esa -el que más te guste-, simplemente vamos a escuchar historias o percepciones que nos contarán más acerca de la persona que hace la evaluación, sus gustos, su nivel de educación o información, sus vivencias; y esto es válido para cada individuo, incluso emotivo; pero simplemente no tiene que ver con el vino por sí mismo. Al final esta ambigüedad no responde la pregunta, entonces... ¿Cuál es el mejor vino?

 

Si lo analizamos desde una perspectiva ontológica -qué es el vino- podemos llegar a diferentes perspectivas: desde una visión física, como jugo de uva fermentado con una proporción de alcohol, agua, ácidos, componentes aromáticos, colorantes y astringentes. Pero esta sería una visión pobre; en cambio, si lo analizamos desde una perspectiva religiosa, se vuelve un poco más interesante.

De alguna forma, más que una invención, es un descubrimiento; como un regalo, una manera de conectarse con la divinidad o una realidad alternativa.

 


LAS UVAS DEL PASADO

 

LOS ENÓLOGOS DEL

 

FUTURO

Por: Hachemuda1958

 

EN MI ÚLTIMO VIAJE DURANTE UNA DE LAS SEMANAS QUE, SEGÚN DICEN LOS QUE AL CLIMA SE DEDICAN HA SIDO UNO DE LOS DICIEMBRES MÁS FRÍOS QUE SE RECUERDEN EN LO QUE NO TENEMOS EMPACHO EN LLAMAR "EL VIEJO MUNDO VITIVINÍCOLA", COMPRÉ UNA DE LAS MUCHAS REVISTAS QUE COMPITIENDO POR UN ESCASO PIE CUADRADO EN LOS SATURADOS ANAQUELES DE PUBLICACIONES, CONSAGRAN SUS PÁGINAS A LOS -TAN DE MODA- TEMAS DE LA COMIDA Y EL VINO.

 

De este ejemplar, que incluía una interminable lista de actualidades, me llamaron la atención dos artículos. El primero hablaba sobre el Bajío mexicano y su oferta gastroturística, y el segundo de un movimiento que busca reivindicar en la muy afamada Rioja, las variedades Garnacha y Cariñana (mazuelo). Desgraciadamente, el texto dedicado a nuestra tan concurrida "cunda de la independencia", era bastante corto, mediocre y con poca o nada de substancia. En el caso de Rioja, el reportero escribía con la emoción contagiada por "los nuevos hacedores de vino", que están buscando no solo elaborar vinos con estas "incomprendidas uvas", sino que proponen legitimizar el esfuerzo, modificando la D.O y poder así, presentar vinos con dominancia de estas uvas; privilegio que hasta ahora sólo se le permite al Tempranillo. Si bien es cierto que tanto la Garnacha como la Cariñana han formado parte histórica del mosaico vitícola de esta región, su presencia ha sido más bien marginal y limitada a cepas complementarias, donde el protagonista  habitual todavía es la uva Tempranillo, a pesar incluso de la influencia de enólogos franceses que hace ya algunos años - setentas tardíos, ochentas tempranos-, influyeron en la aparición del Merlot y el Cabernet Sauvignon como símbolo de modernidad de la Rioja.



 

RECOMENDACIÓN VINOS DE

 

AGUASCALIENTES