A DIFERENCIA DE OTROS DESTILADOS, EL BACANORA SOLO SE PUEDE FABRICAR CON EL AGAVE YAQUIANA O PACÍFICA, EN LA SIERRA SONORENSE.

HISTORIA

En la cronología del bacanora podemos encontrar un capítulo de 77 años de prohibición, control y resistencia sobre su elaboración, esto debido a un edicto decretado por Plutarco Elías Calles en 1915, que catalogaba a este destilado como una « bebida inmoral ». Así es como bajo este mandato jurídico, conocido como « Ley Seca », desaparecieron las plantas destiladoras e inició una persecución a quien se atreviera a producirlo. No fue hasta 1992 que se modificó la ley para que se pudiera continuar lícitamente con su fabricación y distribución.

 

El bacanora, con más de 300 años de historia y un proceso artesanal de manufactura instruido de generación en generación, cuenta desde el año 2000 con denominación de origen, siendo el estado de Sonora el único autorizado a su producción. A diferencia de otros destilados, este solo se puede fabricar con el agave Yaquiana o Pacífica (Angustifolia) en la sierra sonorense y su nombre proviene, precisamente, de la región también llamada así. Su nombre es la unión de dos palabras: baca “carrizo” y noraco “ladera”, el cual se interpreta como: "Ladera de carrizos".

 

PRESENCIA EN EL MERCADO

Con sus 40 a 50 grados de alcohol y sus 8 años de maduración, el bacanora en las últimas décadas ha ido ganando posicionamiento dentro y fuera del país gracias a los esfuerzos de divulgación que sus productores han llevado a cabo a través de « La ruta del bacanora ». En ella se promueven cuatro tipos de este destilado (blanco, joven, reposado y añejo) a los curiosos por probar algo diferente al tequila y el mezcal. Sin embargo, es importante mencionar que a la par de estos esfuerzos, se reconoce que es necesario contar con una política de regulación. Primero, para elevar su producción a través de la promoción en los mercados regionales e internacionales; y segundo, para no perder los conocimientos artesanales ligados a su fabricación y, a su vez, mejorar las condiciones económicas de quienes viven de su elaboración.


 ATRACTIVA POR SU VARIEDAD DE SABORES, ES UNA FUSIÓN DEL PASADO MEXICANO Y EL GUSTO CONTEMPORÁNEO POR INCORPORAR UNA FORMA MÁS LIGERA DE CONSUMIR MEZCAL.

La crema de mezcal es sin duda una excelente opción para los paladares ávidos por probar este destilado en todas sus presentaciones y para aquellos que quieren una versión más ligera en cuanto a sabor. Su principal particularidad es la de incluir leche, azúcar y el ingrediente especial que va a hacer la diferencia, como puede ser café, leche quemada, fresa, mango, piñón, cacahuate, entre otros. Esta preparación resulta atractiva a la vista y sutil al paladar, aunque su efecto puede ser mayor al de un trago de mezcal puro, debido al dulzor que contiene.

 

UN POCO DE HISTORIA

Dentro de las prácticas económicas y espirituales del mundo prehispánico, se desarrolló interés y curiosidad por el aprovechamiento total del maguey, por lo cual diversos productos comerciales y rituales se obtuvieron de esta gran planta. El mezcal y el pulque lograron tener una notoriedad particular, incluso al día de hoy podemos percatarnos de que ambas bebidas son muy solicitadas gracias a este pasado tan rico en elementos históricos, culturales y sociales. La elaboración del mezcal se caracteriza por su preparación ancestral, ya que los conocimientos en torno a esta bebida se han transmitido por generaciones y dependen fuertemente de la región procedente, lo que a su vez permite que se pueden encontrar diferentes métodos de fabricación. Se menciona dentro de los relatos de las personas que se dedican a su preparación, que la receta para la crema de mezcal ha encontrado su origen en las mujeres productoras.

 

La crema de mezcal nació en el siglo xx, a partir de la inspiración de la famosa crema de whisky. Como buen licor de cremas, este producto derivado del mezcal puro e inspirado en la crema irlandesa, le agrega a su preparación la crema de leche y, dependiendo del sabor a elegir, un añadido frutal o de hierbas. Por lo anterior, uno de los factores que ha hecho que la crema de mezcal sea un éxito y que esté obteniendo gran aceptación en el turismo internacional, es la gama ilimitada de sabores que ofrece. Es así como la crema de mezcal se presenta como una posibilidad más para aquellos paladares de gustos suaves y dulces, cuyo fin es acompañar el final de una comida con un digestivo de origen mexicano, joven e innovador.